Quién es

ENRIQUE FLORES Y LA RENOVACION DEL ARTE MARCIAL

(entrevista publicada en 2010)

Por Juan Carlos Reyes M.

Con uno de los currículums más extensos e impresionantes de las artes marciales de México, el Profesor Enrique Flores Tovar hoy celebra los 30 años de la empresa que cambiara el aspecto de la vida nacional dentro de las escuelas y la enseñanza de este arte deporte, y los 25 años del inicio de la asociación que modificara el rumbo y la visión del arte marcial de contacto completo en el país.

Habiendo estudiado las carreras de periodismo, pedagogía, diseño y entrenador deportivo conjuntó todo esto para con una visión abierta y futurista mejorar el concepto del arte marcial en México, sus inicios en el periodismo a los 17 años escribiendo para la “revista de la zona rosa” lo llevaron a interesarse por la investigación, y habiendo terminado la carrera de diseño publicitario apenas a los 19 años, estas sentaron la base de su actividad actual, y conjuntándolo con sus inicios en el boxeo a los 15 años y en el karate y kung fu a los 16 dieron por resultado en 1980 el inicio de lo que es actualmente la empresa líder de fabricación y diseño de equipo de artes marciales en Latinoamérica.

“Todo empezó con una máquina sacada de la basura” como él lo describe, una vieja máquina rescatada de la basura por su padre fue la que inició el movimiento gigantesco que es hoy en día TEKNO, junto con dos amigos, el doctor Jesús Hernández y el Prof. José Villa entrenaban kung fu y se iniciaban en el tae kwon do bajo la dirección del profesor José Luis Olivares, los protectores escasos y de mala calidad no abundaban, así que decidieron fabricar los propios tomando como modelo lo poco que había, después de una semana de investigación y diseño Enrique logró terminar el primer par de buena calidad en la vieja máquina de pedal, José Villa las llevó al entrenamiento esa noche y regresó con dinero, pues alguien ofreció comprarlas de inmediato, era Diciembre de 1980, la siguiente semana vendieron 3 pares, la siguiente 10, y lo demás es historia, hoy en día con una planta productiva enorme y una capacidad de fabricación excelente, TEKNO tiene más de 100 diseños exclusivos que año con año son copiados por los demás fabricantes del país, o como el mismo lo dice “el promedio para que nuestros nuevos modelos sean copiados idénticos por los otros fabricantes es increíble, apenas 4 días después de que los sacamos al mercado ya también lo tienen ellos, no tienen suficiente imaginación para diseñar los propios”.

Pronto la empresa se extendió de manufacturar solo espinilleras a diseñar costales, domys, uniformes, guantes y toda la gama de equipo que se usa en el arte marcial, al preguntarle cómo fue el boom tan enorme y repentino de la marca confiesa un secreto que atesoran él y David, su hermano y compañero en esta aventura, “nos poníamos nuestros equipos para ir a pelear a los torneos, sabíamos que los campeones tenían una gran habilidad y que nuestras oportunidades de ganar eran pocas, así que decidimos jugar rudo, éramos descalificados continuamente por exceso de contacto, siempre al llegar nos formábamos atrás del campeón, la idea era si íbamos a perder, perder con el mejor, pero dar una gran pelea” y la estrategia resultó, pues después de años de hacer esto mucha gente los reconocía, aunque raramente ganaban la gente los conocía más que a los campeones, “actitud, esa es la clave”, este comportamiento rudo los llevó a colocar su equipo en primer lugar de ventas en muy poco tiempo, “a las personas que tengo que agradecer infinitamente su ayuda en el comienzo de esta aventura son al profesor José Luis Monroy, a quien quisimos y admiramos mucho por su apoyo, fue el primero que hizo un pedido formal y quien nos asesoró en el combate de puntos para los torneos, y al profesos Roberto García, quien nos asesoró en la forma que debíamos vender nuestro producto”.

En 1984 después de muchos años de pelear en torneos de puntos, en full contact y en la calle, Enrique decide embarcarse para entrenar con el mejor maestro del mundo, ya habiendo ganado 3 cinturones negros en diferentes estilos la búsqueda de algo más realista lo lleva a encontrar a Ed Parker pero por circunstancias adversas no es sino hasta 1985 que viaja al famoso torneo de Long Beach donde su escaso inglés lo pone en contacto por primera vez con quien posteriormente sería su mentor hasta la muerte del maestro en 1990, ese mismo año recibe su cinta negra de KENPO AMERICANO de manos del maestro, viviendo en la escuela de Pasadena California, Edmund Keialoha Parker lo examina y al término saca de su cajuela una cinta negra, momento que el describe con emoción, “sacó una cinta negra Tokaido de su cajuela y me dijo –los de Tokaido me mandaron esta cinta que hicieron para mí, pero yo ya tengo una, te regalo esta-“, también en ese mismo año entrena ninjutsu y en noviembre regresa a México dispuesto a abrir una escuela formal a la que llamó KARATE STUDIO como nombre genérico pues la intención era englobar varios artes marciales bajo el mismo techo, cosa que en esa época era muy mal vista pues todo competían entre sí por “ser la mejor técnica”, comentario del que se ríe mucho y dice, “ninguna técnica es mejor ni peor, los que son mejores o peores son los practicantes”.

La escuela inicia clases formales de los dos estilos en diciembre de 1985, siendo la primera en la república en traer el ninjutsu y la primera en traer el kenpo americano a la ciudad de México, pues un año antes ya había una en Veracruz, se inicia también en el kickboxing interesado por Frank Trejo, instructor en jefe de la escuela de Pasadena y quien es campeón nacional de kickboxing, entrena con varios campeones y trae por primera vez este estilo en su forma de muay thai a México en 1987, ya en 1988 bajo la dirección de otro gran maestro, Roy Martina quien es su maestro y amigo desde entonces.

A la muerte del maestro Parker sigue su enseñanza bajo la tutela de Skip Hancok, innovador del kenpo junto con el maestro y uno de los más respetados del mundo y con quien trabaja hasta la fecha, “un maestro que no tiene maestro no es un maestro”, forma un imperio con el ninjutsu que aprende de Frank Dux y que con la experiencia del kenpo logra mejorar aplicando metodología y los conceptos de movimiento del maestro Parker, esto da como resultado más de 20 escuelas en pocos años y muchos campeones de contacto completo, trabaja incansable hasta 2005, cuando decide separarse de su maestro por desacuerdos éticos.

Los logros como escuela de la asociación son innumerables y abarcarían varias páginas, él lo resume de esta forma, “lo único que nos motiva para hacer algo es que existe la posibilidad siempre de ser el mejor, entonces fijamos una meta y la perseguimos”. Al cuestionarlo por su idea desde 1985 de funcionar con varios artes marciales bajo el mismo techo admite que es la pregunta que todo mundo le ha hecho, su contestación es simple “porque tenemos la capacidad y esos artes marciales no compiten entre sí”, pero la respuesta más importante es  porque escogió esos artes, -“Después de leer el Sun Tsu, el O Rin No Sho y el I ching, entendí el equilibrio entre las fuerzas naturales, así que escogí los artes marciales de acuerdo a los elementos, el ninjutsu, un arte notoriamente de agua, suave y adaptable, el kenpo, un arte de fuego, duro e hiriente, el kickboxing, un arte de aire, volátil y veloz, solo faltaba un elemento que vine a encontrar en la enseñanza de mi querido maestro Daniel Hernández, el hombre más extraordinario y valiente que he conocido en el arte marcial de México, y con el judo y el jiu jitsu, artes de tierra, cerramos el círculo, la idea era formar guerreros perfectos que pudieran luchar en cualquier elemento, y lo logramos como demuestra nuestra historia en el terreno del contacto completo”, y también en la calle pues son muy conocidas las historias de docenas de pleitos que ha protagonizado desde hace décadas, “algún día teníamos que salir a la calle a probar que nuestras teorías eran ciertas, y lo hicimos, muchas veces”.

Con 30 años de experiencia TEKNO se ha consolidado como la mejor calidad en equipo actualmente en México y anuncia sus festejos lanzando una nueva línea de diseños y planes de venta para diciembre de este año, David Flores, hermano de Enrique y director comercial prepara el evento en conjunción con el equipo de publicidad y producción de la empresa, mientras que KARATE STUDIO prepara un gran evento para el mes de diciembre para conmemorar los 25 años de esta asociación, en la cual muchos de los iniciadores alumnos de Enrique siguen activos. Y junto con los 25 de la asociación, los 25 del kenpo y el ninjutsu en México, y 23 del kickboxing, en la celebración de esta escuela pionera de esos artes marciales y de otros como el valetodo o MMA, el kenjutsu, el shootfighting y una gran lista.

Actualmente dirige 4 asociaciones y más de 60 escuelas de sus alumnos, las empresas TEKNO DE MEXICO, ARQUERIA TRADICIONAL, SPECIAL SECURITY SYSTEMS, XCALIBUR PRODUCCIONES y D.P.M. PUBLICIDAD,  ha filmado 15 películas, media docena de comerciales y más de 200 programas de televisión, ha escrito varias novelas, guiones para películas, obras de teatro  y docenas de cuentos que espera publicar para el próximo año, entre sus planes se encuentra rodar una película con uno de sus guiones muy pronto y comenzar una editorial para publicar sus manuales y libros de artes marciales y novelas y formar una productora musical junto con su hijo Dylan.  Más de 50 premios en los diferentes ámbitos donde se desenvuelve le auguran un éxito inmediato como el que ha tenido en sus proyectos. Es el creador del personaje “Pancho Karate”, tira cómica muy popular en el país y ha escrito para todas las revistas de artes marciales desde 1980.

Es abrumadora la cantidad de información de los logros personales y de sus escuelas, pero se resume fácilmente diciendo que en el extranjero es uno de los profesores más apreciados de las artes marciales y que son ya incontables los premios recibidos como maestro, escritor y empresario, y que los planes próximos son muchos y que se están aterrizando muy pronto, más de uno de los maestros más respetables de México opinan que con sus ideas “cambió la cara del arte marcial en México”.